ATENCIÓN

Los niveles de subjetividad presentes en las publicaciones que usted potencialmente puede llegar a leer pueden generar disconformidad, debate, concenso, vómitos y nauseas. Se sugiere que cualquier persona poco tolerante en cualquier aspecto de la vida se abstenga de leer. Ante cualquier duda, consulte a un proctólogo.

Información personal

Agasajete, llenemos este cuadrarito...

lunes, 16 de mayo de 2011

Una duda bastante importante ronda por mi cabeza constantemente. Una cuestión irresoluta que me deja con la boca abierta cada vez que intento abordarla. Y es la justificación de la prostitución y por qué al hombre promedio le fascina esta actividad que puede conseguirse gratis con paciencia y tacto. Debo admitir, que mi ego y mi irresistible carisma no me han permitido disfrutar de los placeres de una prostituta. Así, que con excusa de acompañar a unos ex-compañeros de la secundaria para la despedida de un amigo que se va a vivir a España, fuimos a club 69, un cabaret de zona oeste ubicado en Moron. Es impresionante la capacidad de camuflaje que poseen estos antros, es fascinante. Las fachadas son comercios "cerrados" o casas que detrás acobijan las habitaciones más pretendidas por los hombres. Abren una puerta blindada y te hacen pasar como si fueras a comprar droga. Entramos, subimos escaleras, doblamos el codo de las mismas y llegamos a un no muy coqueto lobby. Pagas la entrada (hay que pagar entrada a los prostíbulos), y caminas en una especie de laberinto de puertas cerradas, sonoramente selladas. Y las que no están cerradas permiten entrever a las mujeres acicalándose con casi nada y, a veces, nada de ropa.
Bajas escaleras y llegas a la pista, abarrotada de hombres y entre medio de ellos, contoneando su femineidad, las prostitutas. En cuanto ven que billeteras llenas entran en el salón, como si olfatearan quien tiene más dinero. Se acobijan en tus hombros todas juntas, te saludan y dicen cosas dulces y estimulantes a tus oídos. Aún escéptico, le correspondo el saludo a cada una y tomo asiento. Pido una cerveza barata y me siento a observar. Los televisores te bombardean con pornografía, mientras que los camareros constantemente están atentos a ofrecer cualquier tipo de bebida alcohólica.
Un diminuto "escenario" con un caño en medio es el centro de todas las miradas cuando una voz no muy acorde para el lugar anuncia a Penelope, luego descubriría que es de las más reconocidas en la zona. Una hermosa mujer vestida de vaquera aparece de la nada y al ritmo de una canción de Everlast cuyo nombre no recuerdo comienza a desnudarse muy sensualmente. Los gritos y piropos camioneros llueven como gotas de agua. Haciendo oídos sordos la mujer se pasea entre los hombres y se friega a ellos, para que uno a uno, le quiten toda la ropa. En cuanto se me acerco a mi, semi-desnuda. Atiné a quitarle el sombrero, ponérmelo y sonreír con complicidad. Me miró extrañada, pero asimismo curiosa y se marchó para terminar su espectáculo. Dentro de mí sabía que no iba a ser la última vez que se acerque.
Las mujeres van y vienen, aparecen y luego desaparecen, de la misma manera que los hombres lo hacen. Luego de elegir una muchacha, el homenajeado se fue a pasar su tiempo de calidad en el paraíso. Mientras los otros seguían seleccionando y yo seguía observando.
Uno a uno, mis acompañantes fueron desapareciendo hasta que la mesa para cinco quedo habitada por quien les escribe. En eso, la voz vuelve a anuncia a Penelope. Esta vez en un traje de noche modificado para poder ser removido con facilidad. El espectáculo no fue tan accidentado, puesto que la mitad de los hombres que presenciaron el primero ya no estaban presentes por ende fue más dinámico. La mecánica era la misma. La mujer se paseaba para ser desnudada por sus espectadores. Al llegar nuevamente a mi, no le quedaba más prenda que su lencería y sus zapatos. Se sentó en mi regazo y extendió ambas piernas, invitándome a quitarle alguna prenda. Por suerte para mí, Penelope no era más larga de piernas que yo con mis brazos, así que con algo de fortuna y de un solo intento, le quite ambos zapatos para reducir su altura unos 12 cm. Pese a al alto volumen de la música logré escuchar la carcajada que soltó. Me dio un guiño y se alejó para finalizar su show. Pedí otra cerveza y seguí esperando
aproximadamente 15 minutos después y mientras la hora que mis compañeros disfrutaban se me hacia eterna. Penelope se acerco a charlar. Peculiarmente con una botella de Frezee en la mano y dos copas de vidrio y raramente  completa y sobriamente vestida

_Hola bombón.

_Bienvenida.

_¿Me puedo sentar acá?

_Seguro.

_Vine porque te quiero preguntar algo. ¿Sos gay?

_Jeje. No, no soy gay.

_¿Y por que no quisiste jugar conmigo?_ Decía mientras abría la botella.

_Jugué. Solamente que jugué como yo quería y no como vos querías.

_Me di cuenta, no actuaste como la media de hombres que vienen acá.

_Estoy tratando de entender.

_¿Qué cosa?

_Que ven los hombres en las prostitutas que no ven en las mujeres que no son prostitutas.

_Yo te puedo contar el secreto.

_¿Me va a costar mucha plata? Porque no creo que puedas ofrecerme algo que yo no sepa, o que no pueda descubrir solo.

_Jaja, sos tierno. No, yo te invito la copa. Bah, la casa lo hace y podemos charlar sin que tengas que desvestirme después.

_Acepto entonces. ¿Por qué los hombres acuden a ustedes?

_Porque son inseguros.

_Bah, ¿eso tenes para decirme? Ya se que son inseguros.

_Dejame terminar. Es una cuestión psicológica la que los hombres tratan de resolver con nosotras. El hombre trata por sus propios medios de complacer a la mujer y fracasa constantemente.

_Capisco

_El hombre seduce, enrolla y atrapa a la mujer y trata de complacerla completamente a nivel sexual. Cuestión complicada si la hay, pues para complacer completamente a una mujer se lleva tiempo.

_¿Qué tienen que ver ustedes en ese déficit?

_Se nota que nunca estuviste con una prostituta.

_No, pero si vi mucha porno.

_Bueno, es lo mismo. Una prostituta cumple la función terapéutica de hacerle creer al hombre que es una maquina sexual, que puede complacer cada aspecto y que puede dar orgasmos múltiples. Cuando regresa a su casa, trata de repetirlo y fracasa y es por eso que vuelve. No es porque no ame a su mujer, novia o pareja. Sino que el hombre tiene una necesidad patológica de ser "apto" para todo. Más en lo sexual.

_O sea que en realidad es una adicción.

_Digamos que es más una compulsión.

_Entiendo, sacame una duda. ¿Cómo es que una psicóloga termina desnudándose para desconocidos?

_¿Qué te hace pensar que soy psicóloga?

_El lenguaje técnico.

_Casí, soy psiquiatra. Y terminas así cuando no se te dan las cosas como esperaban.

_Te banco igual. Bailas lindo_ Le dije con una palmada en la espalda.

_Tengo muchas ganas de cogerte todo ¿Sabes?.

_Jaja, buen truco. Pero no pienso pagar por sexo todavía.

_Yo no pienso cobrarte.

Y ahí, en el momento donde todo cierra. Vuelven orgullosos, satisfechos, con la frente en alto. Como para no permitirme disfrutar del hecho de seducir a una prostituta. Mis compañeros. Reclamando mi presencia, para irnos a bailar a un boliche.

_No te creo, de todas formas no me falta motivación, pero me estoy yendo. por ahí nos vemos otro día. Total, ahora se donde queda este lugar.

_Y yo seguro que no me voy a olvidar fácil de tu cara. Te voy a estar esperando.

Me resultó curiosa la excursión al cabaret, espero Penelope se equivoqué, o que al menos no me desesperé lo que me contó. Pero no puedo evitar preguntarle a los hombres que consumen prostitución, ¿Coinciden con lo que ella me contó?¨.

12 comentarios:

Eli dijo...

Buena entrada Monch.
Y sí, por qué existe tal demanda de prostitutas es un tema que nunca voy a entender, por lo que tampoco pienso aceptar que haya mujeres que tengan que trabajar de eso. "Ninguna mujer nace para prostituta" dicen sabiamente por ahí.

~ Romina Anahí ~ dijo...

No pienso opinar nada acerca del por que una mujer es prostituta.
Lo que definitivamente no busca el hombre en una prostituta es amor, ni cariño ni siquiera algo que en fin, le pueda dar la mujer en si. Buscan llenar un vacio propio, una incertidumbre de su propia capacidad, totalmente independiente de que este hombre este casado, soltero, viudo y demas jergas. Deecide, y no solo eso, ELIJE pagar, lo cual le da cierto "derecho", lo cual erroneamente se toma como "poder", lo cual, aun a pesar de todo eso...sigue teniendo dicha prostituta.No es imposible, pero lleva su tiempo y no es apto para cualquier hombre llegar a dicho fin sin pagar. Alore, en el placer sexual de la mujer buscan complacerse de ser suficientes y aptos?..Si, quizas si y no me parece mal, despues de todo llegar a eso es una ardua tarea.a todo esto sumarles que pagan para sentir que dan el mejor placer, jaja. Igual no creo que para todos sea igual...(ouch,no,no me lo creo..)

Tik, usas el juego de los otros para vos..no se si seria tu popio juego. O quizas si..

Trancos dijo...

Primero cuestión. Si Penolope existe estoy pidiendo turno en el registro civil mañana.
Segunda cuestión, para mi no es que el hombre siente la necesidad de rendir siempre al maximo , si no simplemente que es vago. Si no tienen las ganas de realizar las peripecias suficientes para llevar una señorita a la cama, simplemente van a la opción mas fácil , pagar.
Personalmente me gusta ir a la "caza" ( no se sientas ofendidas chicas ) sentir la emocion , el rechazo , ganársela al "lindo" ( vivimos en un mundo hegomonizado por los rubios de ojos claros ) Sinceramente es un triunfo personal. Pero cuando uno no tiene ganas de hacer todas esas cosas , simplemente "se va de putas" no tiene ganas , sabe que la puta le va a decir "Sos dios" "sos lo mas" y te mide 8 cm. ¿Digo no?

~ Romina Anahí ~ dijo...

pues Trancos..no nos mantenemos en la misma idea de lo que busca el hombre en la prosituta?camino facil o dificil. se lo diga la puta o la dulce señorita (aun con valores distintos) es lo mismo.

Moncho dijo...

Trick al habla.

Eli. esta bien, coincido en ese punto. Mi duda radica en preguntarles a los hombres por que consumen prostitución, y, a ustedes damiselas les pregunto ¿Como sienten el desempeño o al menos el compromiso al momento del momento sexual de los hombres últimamente y de manera general?

Romi. Creo que encaraste un punto de vista similar pero paralelo al que escribí. No creo que Penelope haya estado adivinando en relación a lo que me dijo. Porque por lo que ví, tiene experiencia en el negocio. Si debo aceptar, que la "aptitud" es algo que a veces me atemoriza, pero aún así, una cuestión de ego no me permite elegir la salida fácil de comprar sexo. La pregunta se basa en ¿Por qué? un hombre consume y reincide? Vacio existencial posee todo el mundo. Pero la postura de esa desnudista me deja bastante satisfecho y de hecho tiene lógica.

Trancos. Si, existe. Saque turno nomas. Discriminemos en primer lugar la calidad de hombre que trato de identificar, ejemplificado con mis 4 acompañantes, jóvenes de 21 a 25 años, con novia (y en alguno casos muy bella). Ahora, ¿Qué motivación pierde un muchacho con su pareja, que si activa una prostituta? Si me parece acertado la parte final del argumento. La función psicológica de agigantar el desempeño del hombre, puede ser un factor determinante a mi parecer y al de mi confidente femenina de ocasión. La capacidad de inflar el ego que tienen esas mujeres es indescriptible.

geminis dijo...

hola como estas, hay un premio para ti en mi blog, que tengas buena semana.
besitoss

Trancos dijo...

~ Romina Anahí ~ :En una prostituta el hombre busca el camino fácil.

Moncho: Obvio que la idea que si vos vas con una mina que te dice que sos un dios , pero sabes que te esta mintiendo , sos un hipócrita con vos mismo. Pero para algo trabajan ellas así y saben como manejarte. Para mi el hombre busca el camino fácil , algunos hombres, para mi es mas divertido el otro

deMónicamente dijo...

una vez escuché por algún lado que con la pareja hay que ser como una prostituta, para que él no intente buscarla fuera. a mí me sirvió.

y sin aprobar la actitud de muchos hombres, creo que mucho radica en eso: en no ser libre en la intimidad!
me encantó tu blog. andaré cerquita. empiezo a seguirte.
buena semana.

kisses

Petardo Contreras dijo...

Yo le doy!!
A vos no gay! a ella
jajaja
Como te va a preguntar si sos gay, no da!
Salute!

Lola dijo...

me encanto la historia. vas a volver a buscarla?

Moncho dijo...

Monch escribe.

Geminis. Gracias miles colega. Es un agrado ver como se ha desarrollado ese blog! Siga así!

Ahora Trick al habla.

Trancos. Ya establecimos eso, es una actitud facilista, lo sabemos. Pero, ¿Tampoco podría visualizarse como entrenamiento?

Mónica. ¿Crees que el hombre se ve limitado? Pero, usando lógica transitiva, si el hombre se ve limitado en una relación hay dos opciones. Una, se limita solo. Dos, lo limita la pareja. Sigo usando lógica. Si un hombre se acuesta con una mujer, hay una motivación. Por ende el límite es la masa corporal, quiero referir que el límite no existe. O sea que llego a un solo puerto, lo limita la mujer. aún así no me satisface esa idea, porque los límites se cortan con comuicación y dinámica sexual. Así que me queda una sola pregunta, ¿Qué motivación merece la mujer para "prostituirse" en la cama?

Petardo. Que se yo, estas mujeres se toman atribuciones que la mayoría no pueden hacer, la diferencia radica en que las primeras están enteramente vestidas con su propia piel solamente.

Lola. Por algo tiene final abierto ¿No?, ¿Vos que creés?

Trancos dijo...

Como entretenimiento siempre se puede visualizar, también como un mimo propio.