ATENCIÓN

Los niveles de subjetividad presentes en las publicaciones que usted potencialmente puede llegar a leer pueden generar disconformidad, debate, concenso, vómitos y nauseas. Se sugiere que cualquier persona poco tolerante en cualquier aspecto de la vida se abstenga de leer. Ante cualquier duda, consulte a un proctólogo.

Información personal

Agasajete, llenemos este cuadrarito...

martes, 25 de octubre de 2011

Me sorprendió la noticia como cachetazo. Me enteré mientras estaba llegando a casa, a unos 25 metros. Me llamó tu mamá, yo creí que eras vos y la saludé diciendo "Hola Ale...".
Que sea tu mamá me hizo ruido, pero, como a la vez sabía que te volvían a internar para hacerte algo que para vos era algo asumido y (casi) habitual.
Pero algo cambió, te moriste. ¿Y ahora?
Me siento muy liviano, tengo la mente en blanco. No se que hacer.

Apenas llegué a casa, mi mama hablaba con mi papa para llevarla a no se donde. Ella le dijo que yo la llevaba, yo seguí caminando. Tu mamá me decía cosas que apenas escuché. No me acuerdo de nada y pasó hace menos de una hora.
Mi mamá se puso a llorar cuando se lo dije, y me sentí peor. ¿Cómo puede ella que apenas te conocía, llorar al instante y yo no? ¿Por que no puedo llorarte si siento un dolor terrible en el pecho? Una sensación de querer gritar, romper cosas, y maldecir en una infinidad de idiomas que por ahí no existen.

Te moriste Ale. ¿Qué pasó? Tu mamá me dijo algo relacionado con lo que te mató, pero no entendí. Estoy triste. Pero no triste porque esa enfermedad haya hecho lo que hacen las enfermedades. Sino porque te voy a extrañar mucho. Teníamos muchos proyectos juntos que ahora no se donde van a quedar.

No creo que vaya a tu velorio. Ya sabes como me ponen esos lugares. Pero la idea de que ya no vamos a compartir más cosas juntos me llena de una tristeza que no puedo exteriorizar. No me sale, no pasa nada. ¡NADA! ¿Por qué no pasa nada? Una lagrima, un nudo, algo... ¡NADA!

Te quiero Ale. Te voy a extrañar. Se llevaron a un comediante de la reputisimamadrequeloparió.

viernes, 21 de octubre de 2011

Para todo lo demás existe mastercard.

En el laburo nuevo tenemos como lugar físico un stand en el hall de la estación de once. Frente a las boleterías manuales.
Resulta que uno de estos días que pasó voy al baño (que dicho sea de paso limpian los inodoros en tiempo real y te cobran cincuenta centavos para cagar) y me dispongo a mear.
Tenia muchas ganas así que habré estado cerca de un minuto. Ahora, un flaco con olor a alcohol importante. el cual se quedó mirándome hasta que noté que bajó la mirada. dijo "que cacho de poronga" y se fué a mear a otro mingitorio.

No saben como está mi ego.

domingo, 16 de octubre de 2011


Resumidamente. Hoy volvía de Del Viso y una mina de apróximadamente 35 años me miraba. Linda, con una mirada que invitaba a jugar. Me miró  un poco, la miré de pasada. Me gustó. Me corrió la mirada. Me volvió a mirar, la corrió. La miré un poco, me miró, corrí la mirada. Jugamos una hora y veinte minutos. Me miró repentinamente, fijo. La miré, jugamos a ver quien se acobardaría primero. Y en un acto de inconsciencia física, mi cuerpo hablo:

"Me encanta la forma en que me miras"

Y ella bajó la mirada sonrojada y no volvió a verme en el resto del viaje. La cagaste cuerpecito mio.

jueves, 13 de octubre de 2011

Inflexión

O sea, creo que esa palabra resume la sensación general que tengo. Estoy con este laburo que es bueno, áspero, y desafiante. Pero no puedo dejar de pensar en que me falta algo. No se, no puedo explicarlo. Es algo, tampoco se qué es. No puedo definir si es algo o alguien. Una meta o un desafío. La cuestión es que sigo avanzando en el proceso de adaptación que este nuevo trabajo me impulsa a hacer.
Se vienen 3 shows con la nueva escuela de salsa, dos en noviembre y uno en diciembre. Los ensayos avanzan, la coreografía se desenvuelve y la química dentro del grupo es genial. Este último fin de semana salí con mis amigos de siempre (salseros) y recordé pro que los aprecio tanto. La felicidad y el buen rato que me hacen pasar en cada cita que nos damos.
El romanticismo sigue sin ser primera plana en mi vida. Aunque debo admitir que en el último tiempo hubo algunos giros inesperados (suena a horóscopo). A punto tal que me dijeron que me estaba enamorando; que cosa de locos. No se como me caería un enamoramiento en este momento. Temería descuidarlo. Bah, no se. Estaría en la versión 4.0 de mi mismo a nivel noviazgo. No se que opinar respecto a eso.
En la familia, la recuperación de mi vieja sigue su curso, aunque hoy volvió a caerse en la ducha y le duele algo la espalda. Mi viejo pudo destrabar la burocracia del taxi y seguramente lo veremos andando por las calles en algunos días.

Eppur si muove.