ATENCIÓN

Los niveles de subjetividad presentes en las publicaciones que usted potencialmente puede llegar a leer pueden generar disconformidad, debate, concenso, vómitos y nauseas. Se sugiere que cualquier persona poco tolerante en cualquier aspecto de la vida se abstenga de leer. Ante cualquier duda, consulte a un proctólogo.

Información personal

Agasajete, llenemos este cuadrarito...

miércoles, 7 de abril de 2010

¿Nunca les pasó de tener la sensación de que algo les esta faltando?, ¿De que se olvidan algo?, ¿De que deben hacer algo?. A mi me pasa a veces, generalmente cuando no planeo las cosas.

Me refiero a cuando uno deja de pensar y se deja llevar, como una hoja en la brisa, o una mano que escribe lo que quiere y no lo que la cabeza le indica. A mi me ha pasado, de dejar que mis pies me indiquen donde ir, y no mi cabeza. Porque las partes del cuerpo también piensan, a su manera, pero piensan. En fin, mis pies decidieron que teníamos que ir en busca de un "objeto" que estaba perdido, y debía ser encontrado.
Yo no sabia que objeto era, ni donde estaba, le dejé la decisión a los pies, y emprendimos viaje. Nos subimos a un tren y viajamos hasta Mercedes. me bajé y empecé a buscar algo, cualquier cosa que satisfaga mi deseo de buscar.  Yo sabia que no sabia nada lo que hacia, pero sentía que tenia que encontrar "algo" para dar por finalizado mi viaje. Como me suelen gustar las películas con travesía, si no encontraba "algo" no quedaría satisfecho. Luego de mucho andar y nada encontrar, decidí retornar.
Cuando doy media vuelta, se me acerco un pibe, de unos 16 años, y me amenazó con un cuchillo de combate, (al estilo Rambo, vieron ese con filo de un lado y como serruchito del otro), me dijo que le de todo y se me abalanzo tirándome una puntada. yo se la esquivé, porque sino no estaría aca ahora, y le meti un manotazo al cuchillo; el pibito se fue corriendo y lo dejó ahí.
Yo me acerque y cuando iba a levantar el cuchillo vi al lado un cuadradito de chapa, tenía algo escrito. al leerlo mis ojos se llenaron de lagrimas y esbocé una sonrisa.
Completamente satisfecho, me fuí a la estación, abordé el tren y volví a mi casa.
No se como, ni por qué. Yo no creo en casualidades. Pero no estaba buscando el cuchillo, seguro que no. Debía estar buscando un recuerdo.



En la chapa decía "Moncho", grabado a mano. ¿Les gustaría a ustedes, lectores, conocer a "Moncho"?

23 comentarios:

lucia dijo...

hoy intentaron asaltarte??? y lo contas como si nada??

Homero Thompson dijo...

Yo una vez detuve una bala. Es más, La vi acercandose a mi persona y dije: NO.

Fue ahi cuando la bala se detuvo y cayo al piso...

Después le rompí el ocote a unos "Agentes" gubernamentales, pero esa es otra historia.

Belugar dijo...

No me jodas Monchito. que le hagas frente a un pendejo con cuchillo te lo creo, cuando quieras te cuento una anécdota parecida pero no tan feliz...ahora que justo encontraste una chapita que dice Moncho...

Va, en realidad si te creo. por que no? hace tiempo que decidí que lo mejor es creer lo que uno quiere y no lo que te dicen que debes creer.

así que guarde esa chapita Monchito, no solo porque encontró lo que no sabia que buscaba. Sino porque de esa forma prueba que no me equivoco en creer en lo que quiero creer

Juan Olmedo dijo...

Yo antes de caer en la labor de creer o no creer prefiero apreciar la maravillosa sensación que me causó su prosa. Cómo tantas palabras andantes, idependientes de explicitar o no una realidad, pueden generan tantas maquinaciones en los cerebros.

Homero Thompson dijo...

Ojo que a mi la historia me encantó!

pero Quizás no la tomo como "Basada en hechos reales"

Quizás si sucedió, pero en realidad eran pulsaciones electricas dentro del cerebro de moncho

o quizas todos seamos mandarinas esperando a ser pelados, gajeados y comidos!!

NI SIQUIERA SÉ SI EXISTE LA PALABRA "GAJEADOS"!!!

Furcia dijo...

Me ha pasado eso de que me falte algo y no saber qué. Además te creo lo de tu súper hazaña, ok sr thompsom puede que uno exagere un poco pero también es cierto que se pueden tener ataques de coraje (?). Hace unos años atrás en retiro cuando volvía de laburar se me acercó un punguita, y pasé por una situación similar, solo que yo le dije "ni en pedo" y "no me jodas más porque no tengo" (aclaro que el joven en cuestión tendría 12 años cuando mucho, mediamos lo mismo, lo cual no es ningún logro, y no pude ver que era lo que tenía adentro del bolsilo, repetidamente me decía "te corto, te corto" ahora no se si era un tramontina o un sorbete o que), la cuestión es que me hice la Titania. Inmediatamente depués de que me alejé me empezaron a temblar las manos, y recién cuando me senté en el tren recobré mi ritmo cardíaco. Inconciente si, por supuesto. No me llevo nada del asunto, al menos tu historia tiene un final placentero, merecedor de ser narrado.

Lola dijo...

Monchito! línda la historia. Mi pregunta ¿Es de ahí tomaste el pseudónimo Moncho, o ya lo tenías? De todas formas esa chapita te andaba buscando.

Lola dijo...

Ah, me encantó el minino.

Lola dijo...

las causalidades d la vida!

Foxy dijo...

ou! no se si terminar de creerle o no sr. monchito.. la historia del ataque hoy por hoy es perfectamente factible.. su ataque de valentía, también.. Ahora q me diga que justo encontró la chapita de perro! no se. me hace ruido.. si esto fue verídico, acepte mis disculpas y glorifiquemos las causalidad y la sed del cuerpo de ir en busca de lo que no tenemos!

Amen! :)

Monchito dijo...

Hola a todos. Si yo aclarase ahora lo que hay detrás del relato, ninguno de ustedes va a quedar satisfecho.

Yo siempre dije que no me consideraba un buen escritor de ficciones, pero sí un buen narrador.

La verosimilitud del relato es inherente a lo que ustedes quiera creer, el relato pudo ser real o inventado y ustedes pueden decidir si creerlo o no.

Si yo les aclarase "la verdad de la milanga" se acaba la ilusión, se limita la imaginación de ustedes a la realidad, y hacerles eso me parecería inaceptable. Me gusta dejarlos volar y que vuelvan después. Hagan como quieran. De ser su deseo, les aclararé el trasfondo.

A veces, solo a veces, la verdad no es absoluta, a veces es mitad verdad, mitad mentira. Porque la parte que es mentira es la que no creemos, tal vez están viendo al relato desde el angulo erróneo, ¿Por qué no se acuestan y lo miran otra vez?

Lola dijo...

Un buen narrador, sin dudas. Pero a la hora de responder comentarios usted tiene un Nobel.
QUE buena respuesta!
Releo...

Lorey dijo...

Si el narrador es un ser ficticio creado por el autor, y el narrador es Monchito, Monchito es ficticio.

wendy balsam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Homero Thompson dijo...

ahora compro!

Monchito dijo...

Gracias Lola, voy a contarle una confidencia, luego de mucho tiempo, usted a logrado ruborizarme y si usted hiciera un relevamiento entre mi círculo, descubriría que es muy difícil de lograr.

Monchito dijo...

Lorey, ese es correcto, asimismo, el narrados Y el autor son Monchito, o sea que aquí se presenta otra controversia, entre la dicotomía de la existencia o no quien escribe.

Monchito dijo...

Wendy, puede llamarme Moncho, Monchito, o Mochi, o boludo, o como quiera.

Monchito dijo...

Vendido Thompson

wendy balsam dijo...

monchito,
borré mi comentario porque estaba inmerso en una dislexia de errores. ayer blogger lo guardó sin mostrarme cómo había quedado...

va otra vez:
(con respecto a su post)
fue una experiencia digna de picasso, a quien se le atribuye eso de "yo no busco, encuentro"

Monchito dijo...

Pese a la dislexia reinante, yo había entendido, my dear wendy..

AleCito dijo...

Guausico...
Es maravilloso como uno siempre vuelve a encontrarse con cosas o personas que habia considerado perdidas definitivamente...
No es muy copado la forma en la que tuviste que reencontrarte con eso...
Pero he aqui un gran interrogante de la vida cotidiana...
Es una casualidad? Existen?
No lo se...
Pero debio ser un momento antagonico en la vida de Monchito... el encontrar y casi perder...

Cambiando radicalmente de tema, es impresionante la evolucion narrativa y literaria que tienen cada una de tus publicaciones...

Eli dijo...

Yo quiero saber quién es Moncho.
Concuerdo 110% con lo de las casualidades, no existen. Sólo hay cAUsalidades.
Y me copan las frases del blog, tengo un espacio dedicado a lo mismo. :)