ATENCIÓN

Los niveles de subjetividad presentes en las publicaciones que usted potencialmente puede llegar a leer pueden generar disconformidad, debate, concenso, vómitos y nauseas. Se sugiere que cualquier persona poco tolerante en cualquier aspecto de la vida se abstenga de leer. Ante cualquier duda, consulte a un proctólogo.

Información personal

Agasajete, llenemos este cuadrarito...

miércoles, 26 de mayo de 2010

Domador de Chevys: Chapter ∞ - El huracan que antecede a la calma

Era lógico suponer que luego de 6 meses de paz habría de aparecer alguien que viniese a romper las pelotas, pero nadie pudo prever lo que sucedería. Una semana después del augurio del Oveja, en plena noche golpearon la puerta de "La Tapera". El sonido se tornó estruendoso como si la puerta fuera a caer por los golpes. Todo el mundo se vistió y se preparó para cualquier cosa. Hicieron una barricada con las mesas y el Toro abrió muy lentamente la puerta.

-Hola amigo, tiempo sin vernos.
-¿Dodge?

No hubo tiempo de abrazos, lagrimas ni ninguna formalidad ya que un zumbido rompió el silencio y la balacera comenzó. El domador tomo a su amigo y lo metió dentro del bar y esquivando balas de todas direcciones se metieron en el auto de Marcos, saltaron dentro y el Toro tomo el volante, Marcos lo corrió con un empujón firme.

-Mi auto lo manejo yo.
-Bueno pendejo más te vale mover el culo y los pies.

El motor rugió como una pantera y arremetió a toda velocidad contra la puerta del garaje que  trabada y todo no resistió la embestida del manto negro. La persecución comenzó entre calles y callejones, Norita y Dodge asomados por las ventanas traseras escupían balas como si no hubiera un mañana y Marcos zigzagueaba entre minas terrestres que estaban plantadas en las calles de Longchamps.

-Correte pendejo que no servís para esto- Rugió el Toro.
-No con este auto- Contestó el muchacho, quien metió su mano debajo del asiento y tomo una granada. Con una sorpresiva maniobra, el auto giró en 180 grados despidiendo al Toro y a Dodge por la ventana. El pibe lanzó la granada por la ventana y en reversa huyó de la explosión en masa que detonó las minas terrestres. Los autos cayeron de a uno, sus ocupantes se lanzaron al al vacío para huir de una muerte segura. El "manto negro" se perdió en la espesa nube de ceniza y se ocultó en un callejón detrás de La Tapera y esperaron, Marcos salió en busca de sus compañeros.

Toro y y el Loco estaban a solo 3 metros de distancia entre si y no lo sabían, no podían ver las palmas de sus manos, avanzaban en direcciones contrarias palpando la nada misma en busca de una pared de la cual guiarse. Aturdidos por la explosión, avanzaron un pequeño tramo más, y Dodge pudo comprobar que sus perseguidores tenían acorralado a su hijo.

-¿Quién es el chico?- Pregunto uno de ellos.
-No importa, liquidalo de una vez- Sentenció otro.

Dodge atacó como si estuviese poseído, los golpes caían como yunques en los cuerpos desdichados de los domadores, -volá de acá Marcos- gritaba una y otra vez mientras se cargaba a los tres intrusos. El muchacho se escabulló y se metió en el auto.

-¿Dónde están?- Inquirió Norita
-Yo estoy acá- dijo tosiendo el Toro. -Dodge debe estar dándose un gusto-

La nube de polvo comezaba a estacionarse cuando una silueta fornida comenzó a vislumbrarse, sin duda alguna era Dodge que se acercaba con una mirada desquiciada en los ojos. Furcia le susurró a su amiga "Ahí te das cuenta que son parientes".
Ambos amigos estrecharon sus manos como si no hubieran pasado 16 años y 6 meses desde su último encuentro. -Hiciste un buen trabajo con mi niño, gracias amigo- dijo con voz ronca Dodge y le dio un abrazo al Toro. -Vamos Loco, sabes que no soy emocional, dejate de joder- Bromeó Toro.

Dispuestos a subir al auto y volver el Toro se sentó detrás sin decir nada, Donde posó su mano en el picaporte plateado cuando un disparo cortó el ambiente y un manchón carmesí salpico la blancuzca pared. Dodge cayó inerte y convulsionante en el piso, jamás volvió a levantarse.
Marcos rugió como si el mismo Diablo emergiera del inframundo y arrancó su auto sin rumbo mientras los balazos no hacían mella en el reforzado chasis del "manto negro", perdiéndose así entre las calles.

Tres siluetas contemplaban el cadaver del Loco Dodge y el más alto de ellos, vestido campirano y con sombrero vaquero sentenció

"Muy bien novato, ahora te llamas Dodge Milquinientos"

11 comentarios:

Trancos dijo...

Muy buena!!! A Trancos Guta!!!!
Ensima lo aliniaste muy bien con lo de Beluga!!
Muy bien che te felicito!

Lola dijo...

estas para escribir el guion d cars 2 jaja

Monchito dijo...

Trancos. A Monchito también guta.

Lola. Si, y Bonanza 4.

Anah dijo...

Digno de una pelicula de acción :)
Fijate que el ocho del título se te cayó hacia un costado X)

Saludos

Furcia dijo...

jiji i like it! es cierto lo que dice trancos, esta muy bien alineado ;)

Monchito dijo...

Anah. Gracias. El ocho no lo levanto ni con grúa, se quiere quedar así.

Furcia. Gracias, eso es lo que buscamos.

Belugar dijo...

Bien, me sumo. A Belu Guta Guta Guta!! Gutaaaaaaaaaaaaa!!!

oh oh, creo que mate al lindo gatito...

...Bien Dodge, muy bien

Eli dijo...

Me tengo que poner a leer esta historia desde el principio.
En otro orden, debo decir "JAAJA" con respecto al post de Darín, genial la honestidad brutal. x)

Monchito dijo...

Belugar. Muchas gracias compañero. ¿Leyó lo que le recomendé?

Eli. Si, tiene razón, pero no soy muy afín a Calamaro.

Belugar dijo...

Si si, lo lei y ya me atrapo. se agradece.

Haces bien en alejarte de calamaro, es preferible escuchar musica que a Andres o Fito, coincide usted?

Monchito dijo...

Indeed my dear friend, I agree whit your opinion.