ATENCIÓN

Los niveles de subjetividad presentes en las publicaciones que usted potencialmente puede llegar a leer pueden generar disconformidad, debate, concenso, vómitos y nauseas. Se sugiere que cualquier persona poco tolerante en cualquier aspecto de la vida se abstenga de leer. Ante cualquier duda, consulte a un proctólogo.

Información personal

Agasajete, llenemos este cuadrarito...

miércoles, 6 de enero de 2010

Capítulo III: La verdad

Me caía cada dos pasos con semejante bolso encima, además el sudor frío que recorría mi espalda me incomodaba, ¿A dónde me llevaban? ¿Que había en el saco? ¿Por qué me llevaban a mi a la "base azul"?. Caminamos unos 500 metros derecho del lugar en el que estaba y de lejos parecía un granero viejo y destartalado.
Al llegar al lugar, figureme que era un pequeño búnker oscuro, el cual se vio iluminado por el gigantesco visor de una gran computadora, en ella había divisiones en cuadrícula y se veían muchos lugares que parecían estar dentro del mismo "campamento".
Me sentaron en una silla y me ordenaron prestar atención entonces, el hombre que estaba encargado comenzó a explicarme lo que sucedía en ese inusual campamento.
-Estás en un campo de pruebas. Aseguró el oficial.
-¿Dónde? Repliqué.
-No importa, limitate a escuchar. Abrí el maletín, vas a encontrar material militar de tecnología de punta.
Me pareció raro que le diga "tecnología de punta" a un montón de chalecos de cuerina. Eran cortos, como para cubrir el tórax. tenían un cierre finito, como para que no moleste. Parecía la prenda característica de cualquier masoquista o metalero, sólo faltaban las tachas.
-Vas a darle estas prendas a toda las personas que estás asignadas a tu batallón.
-Perfecto, pero, ¿Qué está pasando acá?.
-Van a ser sujetos de prueba en un simulacro de escape, donde van a tener que infiltrarse en la base roja y secuestrar un tren para huir. Simultáneamente van a tener que sortear las guardias armadas...
-¿Armadas?. Es decir, que nos van a cazar y nosotros tenemos que sobrevivir.
-Algo así. Ustedes también van a estar armados, revisá en el fondo de tu bolsa. Vas a encontrar un M16 A4, una Magnum .50 automática y municiones para cada una de ellas. Todo tu pelotón va a estar armado de la misma manera y tu misión es llevarlos a todos a salvo hasta la salida, para lo cual vas a necesitar un tren.
-La carcacha en donde vinimos. Y ¿Por qué "tengo que"?
-Porque sos su capitán.

4 comentarios:

Juan Olmedo dijo...

Jajaja!. Exelente!

Trancos dijo...

Buenisimo!! Quedaron un par de baches "logicos" para decirlo de una alguan forma. Pero la trama esta bastante copada

Monchito dijo...

Recién empieza Trancos...

Trancos dijo...

Me disculpo por mi impaciencia =)